sábado, 14 de noviembre de 2015

ANTONIO VALERA VILLALOBOS


Un hombre que en su tiempo mayor vigencia lo dio todo por el crecimiento urbano y desarrollo espiritual de la ciudad que ostenta con orgullo el nombre del Libertador.

Antonio Valera Villalobos, aunque nacido en San Fernando de Apure, se entrego muy temprano a la tierra orinoquense y la integración fue absoluta y total por lo mismo que el Apure desde épocas geológicas se halla integrado al Orinoco. Ambos ríos constituyen el eje fluvial más importante de Venezuela y por ese eje explorado la primera vez por Miguel de Ochogavia, desde los Andes hasta los Castillos de Guayana la Vieja, viajó a mediados del siglo pasado Antonio Valera Villalobos para aprender a esta antigua Angostura las primeras letras y los rudimentos de la constitución que los realizaron definitivamente en el alarizfago.

  Efectivamente, eso fue  Antonio Valera Villalobos, un alarife, vale decir un maestro de obra, un arquitecto autodidacta porque sabías que por vocación e inspiración el arte de proyectar y construir edificios. El lograba admirablemente unir la belleza con la utilidad y para mejor muestra basta el edificio del antiguo hospital Ruiz y Mercedes donde funciona el Consejo Municipal de Heres y el Hospital de Niños. Aquí esta la impronta de Antonio Valera Villalobos.

El no solo fue maestro constructor del Hospital o Clínicas de Niños Pobres, sino que el 27 de enero de 1915 la Sociedad Médica del Estado Bolívar lo designo junto con el sacerdote Adrián Maria Gómez, el Dr. José Gregorio Machado, Bartolomé Tavera Acosta, Luis Roncayolo y otros, para integrar la comisión que arbitró los fondos dirigidos al levantamiento del edificio  que hoy ocupa el centro de medicina integral Rafael Montes Navas. Esta edificación, entre Concordia e Igualdad prestó ayer como nuevamente ahora, una labor humanitaria y de medicina integral sin paralelo en estos tiempos en que la gente se muere de mengua por falta de dinero con que ir a una clínica por que los hospitales casi siempre se hallan paralizados cuando por una huelga de médicos, por una de enfermedades o de obreros de la salud.

En cuanto al edificio donde funciona la Alcaldía y Municipalidad, los trabajos de remodelación y ampliación estuvieron también, en tiempos del Gobernador Marcelino Torres Garcías, a cargo de Valera Villalobos y de entonces data el puente que comunica a ambas alas a través de la calle Igualdad. Su inauguración tuvo lugar el 24 de julio de 1920 con motivo del natalicio del Libertador.

La Catedral que disfrutáramos hoy, la más alta de Venezuela, no era la misma en tiempo del Obispo Miguel Antonio Medís. Era menos larga y lo que es la parte de atrás desde el Altar hasta la sacristía, incluyendo la parte alta, la construyo Valera Villalobos lo aprovechó para una mampostería que el río podía en algún momento rebasar porque la cota no era tan alta como ahora, pero no a reventar como en el 43 lo hizo un poco más arriba de La Electricidad, donde todavía no había llegado la mano del Alarife Antonio Valera Villalobos.

En La Muralla levantada desde el Puerto de Blonm hasta un poco antes de La Electricidad para salvar a Ciudad Bolívar de las inundaciones periódicas del Río, trabajaron muchos maestros de la construcción desde los tiempos del viejo Dalla Costa y entre ello, sobresale indudablemente Antonio Valera Villalobos como José Soldado Fernando y Francisco Vázquez Luccheis.

La Capilla del Cementerio principal donde fue entronizada la imagen de la Santísima Trinidad, fue realizada con parte de una herencia dejada por el doctor Santos Gáspari y en su construcción intervino asimismo Antonio Valera Villalobos y es fácil distinguir sus obras porque todas tienen la importa del estilo neoclásico. Así vemos el edificio de La Glaciere que por su estilo único se distingue entre todas las edificaciones del Paseo Orinoco y a medida que la ciudad iba creciendo y desbordándose paulatinamente hacia fuera parecía más imprescindible la mano del hombre del compás y la escuadra, pero no pudo ir más allá de la Quinta Los Peladores de los altos empleados  germanos de la Casa Blohm porque falleció el 15 de septiembre de 1937, a la edad de 82 años pues habías nacido el 13 de junio de 1855.

Pero Antonio Valera Villalobos no pasó su vida cautiva en el ramo de la construcción sino que fue miembro del Consejo Municipal de Heres y llegó a desempeñar los cargos de Tesorero e igualmente el de  Procurador, cuando la Procuraduría Municipal sólo tenía por objeto hacer esfuerzo por lograr la satisfacción de las necesidades de la ciudad. También fue militante de la Francmasonería desde donde se realizaban y se realizan obras de acción humanitaria y solidaridad con el prójimo; fue miembro muy perseverante de la Sociedad de Obreros y Artesanos que tenía sede propia allí frente a la logia y que se mantuvo activa desde el siglo pasado hasta los años cuarenta.

Padre ejemplar. Contrajo matrimonio con la guayanesa Ernestina Calderos con la que tuvo cuatro hembras y varones: Narcisa, Rosa, Ernestina, Lucia, Víctor José, y Antonio. Pero yendo más allá, Antonio Valera Villalobos era hijo de Lucia Villalobos y el General José Gregorio Valera Alcántara, político y militar que se distinguió en la Guerra de los Azules, hermano del General Francisco Linares Alcántara, quien fue Presidente de la Republica entre 1877 y 1878 y tío de su hijo homologó quien fue Presidente del Estado Bolívar en tiempo de Cipriano Castro.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada